adastra.fork ( );

Bifurcado recursivamente desde 1974

Mes: enero, 2014

Cross mindfuck

Fragmento de una conversación entre mi estimado compañero y no obstante amigo erGuiri y yo.

  • erGuiri: ほんとか
  • adastra: En el Pidgin no se pueden ver caracteres Unicode xDDDDDDD
  • adastra: O mejor dicho, no se pueden ver caracteres Unicode que no sean del juego ASCII.
  • erGuiri: square square square
  • erGuiri: square square
  • erGuiri: xDDD
  • adastra: Square-with-zeros-within
  • adastra: xDDDDDD
  • erGuiri: pidgin is therefore a piece of shit
  • erGuiri: pigeon shit
  • adastra: Pigeon Sith!
  • erGuiri: it could use UTF8
  • erGuiri: Sith Pidgeon!!!
  • adastra: ¡Como la de Tesla!
  • erGuiri: sí
  • erGuiri: xDDD
  • adastra: xDDDDDDDD
  • erGuiri: Dark side Pigeon
  • adastra: «El reverso tenebroso de la paloma»
  • adastra: Suena chungo.
  • erGuiri: me pregunto si Tesla era el maestro o el discípulo
  • adastra: Era el maestro. Murió batshit insane.
  • erGuiri: la paloma era la maestra
  • adastra: Y la paloma sobrevivió.
  • adastra: Rule of two
  • erGuiri: sí

Este es el motivo por el que cuando él y yo hablamos, no nos entiende ni dios. Nos tiramos a la cara tantas referencias cruzadas que si alguien nos escucha de refilón piensa sobre la marcha que deberíamos ir a hacerle compañía a Nikola Tesla y su paloma láser.

PS Por si se les escapa la referencia por ahí en medio, lean la tira de Oatmeal referida a Tesla, porque no tiene desperdicio.

PPS En realidad la historia no es más que una podrida excusa para poner en enlace a la tira, que me estaba rondando por la cabeza desde hace un par de días.

Anuncios

Siths

Reconozcámoslo: los Siths MOLAN.

Pero esta mañana, al levantarme, me dio por pensar una cosa… ¿No les parece que llamar a los Usuarios del Reverso Tenebroso de la Fuerza™ «Siths» es como si en español alguien hubiera decidido llamarlos «Miedras»?

¿Eh?

¿EH?

PS El sueño es terrible. TERRIBLE.

Cómo dejar de producir «rage» al responder correos

Voy a soltar un rant, aunque seré breve 😛

Hay una cosa que me da mucho, pero que muchísimo por culo, cuando leo correos: que la persona que responde no borre el correo al que está respondiendo. O, al menos, que borre contextualmente.

An explanation is in order.

Yo tengo la costumbre de que, cuando respondo a un correo, lo hago de una de estas dos maneras:

  • Si voy a responder de forma general al correo, borro todo el correo anterior y vomito lo que me dé el punto.
  • Si voy a responder de forma específica a cada parte de un correo, borro todo aquello a lo que no vaya a responder y contesto debajo de cada parte que no borre, para que la persona o bestezuela a la que respondo sepa a qué estoy respondiendo.

De todas formas, si el correo contiene sólo texto, tiene un pase… Pero cuando tiene imágenes incrustadas… Argh…

KILL IT WITH FIRE!

Acostumbrado como está uno a medrar en listas de correo, ver cómo una imagen se arrastra a lo largo de cientos (literalmente) de correos, cada vez más enterrada al fondo de las sucesivas respuestas… FUUUUUUUUUUUUUUUUU

PS Sé de sobra que mis hamijos de la Comunidad del Membrillo™ y de Diáspora™ no sólo pasarán de mí, sino que inundarán las respectivas listas con correos llenos de imágenes y respuestas con imágenes, y respuestas a las respuestas con imágenes y… Pero yo los quiero igual ×DDD

PPS No he dicho cuánto los quiero. Sólo he dicho que será igual ×D

Tres cuestiones sobre el consumo energético

Ahorrar es siempre una buena idea, pero en los tiempos que corren no es que sea sólo una buena idea. Es que, como no rasques hasta el último céntimo, estás jodido.

En las últimas semanas he tenido tres conversaciones diferentes referidas a esto del ahorro energético, que se resumen en estas tres preguntas:

  1. ¿Es mejor tener el termo apagado y encenderlo al llegar a casa o mantenerlo permanentemente encendido?
  2. ¿Cuánto hay de cierto en eso de que es mejor tener encendido el fluorescente en lugar de encenderlo y apagarlo?
  3. ¿Qué es mejor? ¿Un calentador eléctrico de 1350-1600W o usar la cocina de gas?

Aviso: voy a soltar una rayada ingenieril de proporciones colosales. Tengo uno de esos días, ya saben. Y voy a centrarme en el primer punto. Sírvanse explayarse a gusto sobre los otros dos puntos en los comentarios.

Alguien me explicó en su momento, si no lo entendí mal, que un termo en reposo arranca a toda pastilla para poner el agua a la temperatura que hayas marcado (a mayor temperatura, mayor consumo, claro). Llegado el máximo, entra en modo «mantenimiento», activándose de vez en cuando para mantener el agua caliente. Según me dijo el susodicho, sale más a cuenta dejar el termo encendido, porque lo que consume para mantener el agua caliente a lo largo del día es mucho menos que lo que consume en el arranque.

Sin embargo… Mi rejo de ingeniero salta en estos casos y piensa: «depende». Y para ilustrarlo, voy a poner dos gráficas completamente inventadas que creo que describen de forma aproximada el funcionamiento de un termo.

La primera gráfica muestra la evolución de la temperatura del agua en un termo, en función del tiempo.

Evolución de la temperatura del agua en un termo eléctrico en función del tiempo (o algo así)

Evolución de la temperatura del agua en un termo eléctrico en función del tiempo (o algo así)

Estos son los elementos de la gráfica:

  • T0: Temperatura inicial.
  • TM: Temperatura máxima.
  • Tk: Temperatura umbral (mínimo en mantenimiento).
  • TD: Temperatura mínima alcanzada tras la ducha.
  • [t0, t1]: Fase de arranque en frío (T0TM).
  • [t1, t2]: Fase de mantenimiento descendente (TMTk).
  • [t2, t3]: Fase de mantenimiento ascendente (TkTM).
  • [t4, t5]: Fase de pérdida de temperatura por ducha (TMTD).
  • [t5, t6]: Fase de recuperación de temperatura tras ducha (TDTM).

La segunda gráfica muestra la evolución del consumo del termo a lo largo del tiempo.

Evolución del consumo de un termo eléctrico en función del tiempo (o algo así)

Evolución del consumo de un termo eléctrico en función del tiempo (o algo así)

Estos son los elementos de la gráfica:

  • C0: Consumo inicial (idealmente, cero).
  • CM: Consumo máximo.
  • Cm: Consumo nominal.
  • Ck: Consumo pico nominal.
  • CD: Consumo máximo durante la ducha.
  • [t0, t1]: Fase de arranque en frío (C0CM).
  • [t1, t2]: Fase de puesta en mantenimiento (CMCm).
  • [t2, t3]: Fase de recuperación en mantenimiento (CmCk).
  • [t3, t4]: Fase de puesta en reposo en mantenimiento (CkCm).
  • [t5, t6]: Fase de recuperación en ducha (CmCD).
  • [t6, t7]: Fase de puesta en reposo tras ducha (CDCm).

Lo que nosotros queremos es hallar un tx tal que:

Consumo máximo frente a consumo sostenido

Consumo máximo frente a consumo sostenido

Dicho de otra forma, la acumulación de consumo desde que el termo arranca en frío hasta que alcanza la fase de mantenimiento ha de ser menor que la acumulación de consumo desde que el termo se pone en modo mantenimiento hasta un momento tx arbitrario en el tiempo. Y se me ocurre que calcular tx no es moco de pavo, porque dependerá de:

  • La capacidad el litros del termo.
  • La temperatura inicial del agua (T0).
  • La temperatura ambiente.
  • El factor de disipación de temperatura del termo.
  • La temperatura máxima a la que tengamos el termo (TM).
  • El número de veces que nos duchemos al día.
  • La cantidad de agua que gastemos durante la ducha (menos mal que me ducho como los marines).

Si no he interpretado mal me he inventado mal el funcionamiento del termo, está claro que tx debe existir. La cuestión clave es: ¿se encuentra tx en la frontera de un día, de forma que valga la pena desenchufar el termo por la noche y enchufarlo sólo una vez al día, media hora antes de ducharte?

PS Para hacer las gráficas utilicé esta herramienta para la creación de papel milimetrado (Print Free Graph Paper), y para crear la ecuación del consumo utilicé este editor en línea de ecuaciones basado en LaTeX (Online LaTeX Equation Editor).

Las mujeres de «Canción de hielo y fuego»

Una de las cosas que más me jode de Canción de hielo y fuego es que cada vez que se publica un nuevo tomo de la saga, tengo que leerme toooooooodos los libros anteriores. Y es que pasa tanto tiempo entre volumen y volumen, que no me acuerdo de nada. No es exclusivo de esta saga, de todas formas. Me pasa lo mismo con Crónica del asesino de reyes, de Patrick Rothfuss. A saber cuándo sacan el tercer y último tomo (cuando sacaron El temor de un hombre sabio tuve que volver a leer El nombre del viento, porque no recordaba un pijo de las aventuras de Kvothe).

Volviendo a nuestra saga favorita de sexo y violencia gratis, cierto es que podría mantenerme al día visitando sitios como Los siete reinos, donde encontraría joyas como esta entrevista a George R. R. Martin de 1999, donde queda claro lo que todos sabemos: es un troll hijo de la gran puta. Esta frase lo resume todo:

Pregunta: De la forma en que la gente muere en tus libros, ¿quedará algún personaje vivo para el último?
Respuesta: No habrá nadie vivo para el sexto libro. De hecho, todos mueren en el quinto. El sexto libro será solo una descripción de mil páginas de nieve cayendo sobre la hierba…

Se hace querer, el muy cabrón. Es tan querido, que el número de aspirantes a nigromante se ha disparado desde que empezó a escribir la saga. Todo sea por reanimarlo cuando muera de un infarto en medio de un atracón de langostas o así. Y es que, como reza el dicho popular:

Todo tiene remedio, menos la muerte… A menos que seas un nigromante con nivel suficiente.

Pero me dejo llevar por los senderos que discurren entre los pantanos pestilentes que proliferan en mi psique. En realidad de lo que quería hablarles antes de ponerme a divagar como si de un romance entre el abuelito Cebolleta y la mayor de las chicas de oro se tratase, era de una serie de ilustraciones realizadas por Elia Fernández, mostrando a las mujeres de Canción de hielo y fuego. Ahí van, en una cómoda galería, lista para su consumo directo. ¡Soma para los ojos!

Cada época de mi vida tiene su melodía

Yo de melómano tengo más bien poco. O, mejor dicho, cuando me da el punto, escucho música sin parar, pero pasado cierto punto, mis compulsiones musicales decaen a un ritmo:

Decay rate

Lo que suele pasarme es que hay canciones que se me quedan clavadas según el momento de mi vida en que aparezcan. Pueden ser de cualquier tipo, como la melodía de mis momentos oscuros de la que les hablé hace algunos meses.

Algunas de esas melodías son Every Little Step, de Bobby Brown, Words, de The Christians o Diez minutos, de Efecto Mariposa.

Hace un par de años que vengo atravesando una serie de procesos vitales, a cual más bestia. Por suerte, cada uno de esos procesos me enseña algo útil. Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, así que…

La última melodía que tengo en mi cabeza es The Streets of Whiterun, parte de la banda sonora de The Elder Scrolls V: Skyrim. He escuchado hasta la saciedad esa melodía en un momento de transición, y ahora sigo escuchándola, de forma agridulce (y no, no me he untado de salsa, que les veo venir).

¿Cuáles son las melodías que ustedes recuerdan de forma especial? Me vale que las recuerden con rage, que también tiene su aquello ×D

Cuando me llaman por teléfono, siento el poder de la Fuerza

Al primero que nombre algo sobre los putos midiclorianos aquí, lo expulso de por vida.

Hay una serie de videojuegos que tengo en mi top list desde hace años. En esa lista se encuentran joyas como el Mass Effect, el Splinter Cell: Conviction o The Dig, por citar algunos ejemplos al azar.

Si pusiera una lista exhaustiva, la mayoría de los juegos serían de rol, y la mayoría serían dragonadas. Pero a pesar de que hay muy pocos juegos de rol con temática de ciencia ficción, cuando uno de ellos es bueno, le da por el orto a todas las dragonadas del universo.

Uno de esos juegos es Knights of the Old Republic 2: The Sith Lords.

Hace eones, cuando el mundo era joven, los pastos verdes y yo tenía pelo, me tragué los dos juegos de la saga seguidos, sin solución de continuidad. La posibilidad de convertirme en un Jedi (nunca pude comportarme como un chico malo para ser un Sith) era algo que me la ponía como un sable láser: larga, luminosa, caliente y extremadamente cortante.

Y hay una cosa que se me quedó clavada en la cabeza, durante años: la melodía de introducción que sonaba cuando ejecutabas el cargador del KotOR2. Esta melodía de 36 segundos.

El título de la melodía es Startup Screen, lo cual es un anticlímax por lo poco épico que resulta, pero podemos pasarlo por alto, ya que está compuesta por Jeremy Soule. Y sepan que Jeremy Soule es DIOS. Yo vine a descubrirlo con la banda sonora de Guild Wars, y últimamente lo tengo hasta en la sopa, porque estoy quemando las bandas sonoras de The Elder Scrolls V: Skyrim y Guild Wars 2. La melodía The Streets of Whiterun me tiene enganchado.

Además, recordaré siempre esta canción por diversos motivos… Pero de eso les hablo en otro momento.

A lo que iba, que me disperso. Para conseguir poner la melodía de KotOR2 en mi móvil tuve que sacar el archivo del juego original (ni siquiera recuerdo en qué formato estaba), para convertirla a MP3 con un bitrate decente y, entonces sí, subirla al móvil. Hoy en día la cosa es mucho más fácil, aunque me ha costado un poco encontrar la melodía (ni siquiera sabía el nombre).

Ahora, por fin, cuando me llaman por teléfono, me entran ganas de reventar el templo Jedi en Coruscant.

Disproportionate protrusion ahead

Muchos de ustedes no tendrán ni idea de quién es Harry S. Robins. Yo tampoco lo sabía hasta escribir esta historia ×D

Lo que sí puede que sepan muchos de mis lectores (rama ludópata), es quién es el doctor Isaac Kleiner. A veces instalo el Half-Life 2. Sólo para oír su voz.

TRUE STORY.

Pues la voz del buen doctor es la voz de Hal Robins, y si alguna vez pensaron en el arquetipo de científico medio loco, despistado y con un retorcido sentido del humor, han pensado en Isaac Kleiner.

Lo que tampoco sabía yo era que el buen doctor tiene una cierta fijación con los culos. Pero él no dice «culos». No. Eso es de mentes inferiores.

Él dice DISPROPORTIONATE PROTRUSIONS.

Y dice unas cuántas cosas más.

En Steam tienen la versión original, y la versión a capella para hacer remezclas.

Ya puedo ser sodomizado morir tranquilo.

PS No me queda claro si es el propio Robins el que pone la voz en el rap… Pero joder, lo parece.

Photodiáspora

Mi insigne amigo, compañero de fatigas y nunca bien ponderado ente con base de 4C, apodado erGuiri, es una de las personas con las que comparto pasión por la fotografía. Pero hay una cosa que le hace destacar a modo de rara avis entre los hilillos de chapapote fotográfico que pululan por ahí.

El hombre este domina LA TÉCNICA™.

Y no me refiero a saber qué apertura usar en un momento dado, o qué sensibilidad ISO, no. Me refiero a cosas tan abstrusas como la forma EXACTA en la que puedes calibrar tu monitor o de qué forma funciona el obturador de tu cámara. ¡Incluso ha desmontado ya su flash SB-600 un par de veces, una de ellas con chuchazo eléctrico incluido!

A mí no se me ocurriría en la vida. Sepan que con mi material fotográfico soy como la Princesa del Puto Pueblo: por ellos MA-TO.

La cuestión es que hace un tiempo me comentó que iba a abrir un blog en el que hablaría de fotografía en general, y de cuestiones técnicas en particular. Pues ese día, hamijos, ha llegado. Bienvenidos a Photodiáspora.

Todavía quedan artículos por escribir (sobre todo si admite, ejem, figuras invitadas, como dijo que iba a hacer *COF COF*), pero de momento encontrarán una serie de artículos sobre técnica básica, así como otros artículos más curiosos sobre cómo funcionan los obturadores en las cámaras réflex modernas o el monitor, ese gran desconocido (y lo digo sin el menor asomo de ironía; tendrían que oír hablar a este hombre sobre calibración del monitor).

Hala, a entretenerse un rato.

PS Las preguntas sobre el porqué del título se las hacen a él ×D

Los Hugo son como los culos… no, no era así

El abuelo de mi amigo Mavick tenía un aforismo que se me ha quedado grabado como si me hubieran aplicado un hierro caliente en mis testículos aceitados:

Sobre gustos no hay nada escrito… Aunque hay gustos que se merecen palos.

Eso me recuerda otro aforismo, esta vez de mi insigne amigo El Barbas™:

Los gustos son como los culos: todo el mundo tiene uno, y el de los demás, apesta.

Ya verán por qué lo digo. Paciencia.

El otro día estaba poniendo a tono mi biblioteca virtual de libros (ya saben, esa que todo el mundo tiene en Calibre[1] con libros legales y tal), y pensé «joder, tienes unos cuántos cientos de libros pendientes de leer». Es que los etiqueto, ¿saben? Cuido con mimo mi desorden obsesivo-compulsivo. Incluso le llamo por su nombre.

En esos momentos, fruto de una de mis asociaciones de ideas sin venir a cuento, pensé «ya que estamos, ¿por qué no te lees todas las novelas que alguna vez ganaron premios Hugo?». Y entonces un resorte me hizo «¡CLIC!» en la cabeza. Hasta me dolió.

Y es que mi amigo Adrián ya habló de esto en su momento (vamos, que no se puede decir que esté siendo el colmo de la originalidad). Sin embargo, la lista que publicó alcanza sólo hasta el 2009, que fue cuando publicó su historia, con lo que tuve que echar mano de la entrada de la Wikipedia que les enlazo más arriba para los años que me faltaban.

So far, so good. Vale, ya tenía la lista, e incluso me di cuenta de que había leído ya unas cuántas de esas novelas, como la magnífica The City & the City, de China Miéville (algún día les hablaré de este autor) o El sindicato de policía yiddish de Michael Chabon.

Claro que también me he leído el supremo ñordo El libro del día del Jucio Final, de Connie Willis.

Vaya por delante que:

  1. Los premios Hugo son concedidos por seres humanos (creo). Como tales, aplican aquellos criterios que les sale del orto para evaluar las novelas.
  2. No he leído ninguna otra obra de Connie Willis.
  3. Esta señora ya ha ganado tres premios Hugo y dos premios Nébula.

Soy consciente de que mencionar el tercer punto es apelar a una mezcla entre las falacias ad verecundiam y ad populum, pero vamos a ser buenos y vamos a suponer que los que votan estos premios saben lo que se hace.

Sólo que no me cuadra.

Me leí el mencionado libro hace años, y me pareció un tostón infumable, por dos motivos: los personajes son cualquier cosa menos creíbles, y en la novela no pasa NADA. Lees páginas, y páginas, y páginas, esperando ese momento en que la autora te sorprende y dices «ah, carajo, ESTO es lo que pasaba realmente»… Pero a medida que notas que el fajo de páginas restantes es cada vez más fino, y el de páginas ya leídas cada vez más gordo[2] (si no les pasa así, es posible que los conjuntos de páginas leídas y páginas por leer estén en dimensiones diferentes), empieza a bajarte una gota de sudor frío por la espalda, dándote cuenta de que has perdido el tiempo leyendo semejante porquería.

Y ese es el motivo por el que le comentaba los aforismos del principio de la historia. Que vale, que sí, que me voy a leer los premios Hugo, pero ni por un momento se me ocurre pensar que eso equivale a decir «me voy a leer las mejores novelas de ciencia ficción de todos los tiempos»… Y a las pruebas me remito.

[1] En cierta ocasión leí una especie de chiste que afirma que lo primero que haces al abrir Calibre es bajarte la actualización. Pero no es un chiste. Es la jodida realidad.

[2] No me sean cabrones y empiecen a torpedearme el argumento hablando de lectores de libros electrónicos. Use your frakking imagination.