adastra.fork ( );

Bifurcado recursivamente desde 1974

Mes: noviembre, 2011

¡Atrapa ese símbolo!

Yo soy muy puntilloso a la hora de escribir, y no le descubro la pólvora aquí a nadie. Sí, me he puesto la gorra de capitán Obvio.

Ser tan puntilloso me lleva a querer escribir las cosas en idiomas extranjeros tal como se escriben con los caracteres originales. Así, escribiré Straße, Sigurðardóttir o Комитет государственной безопасности​, en lugar de usar transliteraciones al español.

Tengo preparadas macros para muchos de estos símbolos, de forma que pueda escribirlos de forma natural sin tener que andar copiando y pegando los caracteres de otro sitio, pero claro, no puedo tener todos los caracteres del universo en forma de macro, y a veces uno escribe cosas muy raras.

Hasta ayer, cuando quería encontrar un símbolo raro, tenía que hacer un poco de labor de investigación en fileformat.info, obteniendo la ficha del carácter en cuestión. Eso sí, primero tenía que averiguar cómo se llamaba para buscarlo (por ejemplo, para la letra ß). Pues ayer me encontré una página que viene de perlas para buscar ese carácter chungo que no tienes ni puta idea de cómo se llama: Shapecatcher.

Shapecatcher

Shapecatcher

La idea es muy simple: escribes a mano el carácter que buscas en la cajita, y mediante algoritmos de reconocimiento de formas, la página se encarga de ofrecerte su mejor estimación sobre cuál es el carácter real. Una auténtica joya para los tarados de los caracteres raros como yo.

Matar al hijo del diablo

El otro día estaba hablando con una amiga sobre películas de corte fantástico, y me comentó una que recordaba, pero de la cual no sabía ni el título ni nada más allá de unas pocas imágenes que tenía en la cabeza del principio de la peli.

Como yo sé que mis lectores cubren un espectro muy amplio de experiencias vitales, incluyendo NDE, se me ocurrió preguntar por aquí, a ver si a alguien le suena la película, que nunca se sabe.

La escena es como sigue: un tío va conduciendo un coche por una carretera con un precipicio a un lado, y el tío va rapidito. En esto que se sale de la carretera y se despeña por el acantilado, pero llega dios (recuerden que escribo «dios» en minúsculas, porque como dice un insigne colega mío, eso es un cargo, no un nombre) y lo rescata de las garras de la muerte… Con una condición: que busque al hijo del diablo y lo mate.

Ya sé, ya sé, probablemente sea de una película que, por el hecho de no haber visto, me haga reo de cuarenta y dos azotes con un látigo con astrágalos en las puntas y posterior sazonamiento a base de sal gruesa. Sean indulgentes. O no.

Vaquitófilo

Mi amiga Naranjita suele llamarme «vaquitófilo», o más cariñosamente, «vaqui» para abreviar. De todos es conocida mi afición a las vaquitas. De hecho, no nieguen que cuando ven una vaquita, piensan en mí de forma automática, así de hondo he calado en sus permeables mentes MBWHAMBWHAMBWHAMBWHAMBWHAMBWHAMBWHA.

Hubo un tiempo en que buscando «vaquita» en Google, mi blog aparecía el primero… Ah, qué tiempos aquellos.

El 28 de agosto de 2009, otra amiga, Never, me regaló esto:

Vaquitófilo

Vaquitófilo

Ella era nuestra más reciente incorporación a la Comunidad del Membrillo™, y se debatía entre denunciar a esa panda de hijos de puta en la que había caído por diversos correos que entraban directamente en la categoría de delito penal, o arrodillarse de puro agradecimiento por haber descubierto un lugar en el que se sentía como en casa xD

Después de intercambiar unos cuantos correos con nosotros, se había hecho una idea bastante aproximada del pie del que cojeaba el cabrón calvo psicótico que tupía el foro a correos absurdos y pedantes, y decidió poner en práctica sus dotes artísticas para hacerme ese regalazo 🙂

Hace unos días decidí cambiar el avatar que vengo usando desde hace años por una versión recortada de la caricatura que me hizo Nev.

Y me pregunto por qué todo el mundo me dibuja con cara de mala leche xDDDD

Me estaba quitando del xD

Hace un tiempo pensé en escribir una historia hablando de mi inveterada costumbre de regar cualquier correo o historia de este blog con abundantes signos de descojone, léase «xD». Llegué a pensar que me estaba pasando un pelín de la raya… De hecho, hay más de un foro del que me echarían a patadas por ello. Lo único más grave es utilizar «LOL» en lugar de «xD» xD

Sin embargo… No sé si a ustedes les habrá pasado lo siguiente… A mí sí, y unas cuantas veces, además.

La comunicación escrita permite que uno se explaye sin que lo interrumpan, lo cual está muy bien cuando te gusta más hablar que comer, como diría mi madre. Pero, por otro lado, se pierde mucha información contextual en forma de caras, gestos con la mano, tono de voz, etc. No les cuento nada que no sepan ya, vamos.

Los emoticonos se inventaron para eso, para expresar emociones allí donde no se podían expresar claramente con las palabras. Está claro que se hace abuso de ellos, pero hay ocasiones en que te das cuenta de que un emoticono a tiempo hubiera supuesto una gran diferencia.

Yo he tenido discusiones muy bizarras (y sí, sé que «bizarro» en español no tiene el mismo significado del bizarre inglés, pero mola la palabra) en las que se han montado unos poyos de cuidado simplemente porque no se estaba transmitiendo la emoción adecuada con las palabras. Lo que pretendía ser un comentario casual se convertía en una ofensa capital. Cosas así.

Pues el otro día solté un comentario en la Comunidad del Membrillo™ que pretendía ser una expresión de espanto jocoso… Pero lo dije gritando (todo en mayúsculas), de forma totalmente descontextualizada y sin poner un solo «xD», como es mi costumbre. En realidad fue fruto de las prisas, porque últimamente, por aquello que les conté del trabajo, contesto deprisa y corriendo a la mayoría de los correos.

Pues uno de mis amigos se llevó un susto pensando que había dicho alguna inconveniencia, y el pobre hombre me lo preguntó por chat. Lo curioso es que me di cuenta de que tenía que haber puesto el emoticono antes de darle al botón de envío. Tuve que tranquilizarle y comprarle unas valerianas, más que nada porque soy ampliamente conocido por mi mala leche xD

Así que he pasado de una historia que iba a titularse «me estoy quitando del xD» a «me estaba quitando del xD». Porque, hamijos, un emoticono a tiempo puede salvar sus ortos de ser desflorados por una horda de chthonians en celo. Y lo peor es que podría llegar a gustarles.

No estaba muerto, pero tampoco de parranda

Sniff… Sniff… ¿A qué huele aquí? Sniff…

Ah, ya sé, a blog abandonado. Ese olor me suena xD

Usted, lector avispado (todos mis lectores son avispados, así que no se sienta excluido, hágame el favor), se habrá dado cuenta de mi inusual mutismo. Por no decir que me ha tragado la tierra.

Digamos que cuando te pasas el día trabajando de mañana a noche, incluyendo fines de semana y días de fiesta, tiendes a olvidarte un poco de que hay algo ahí fuera que llaman mundo real. Y del virtual, ni hablemos. Mis amigos de la Comunidad del Membrillo™ piensan que me he metido en una especie de agujero espaciotemporal o así, porque apenas doy señales de vida.

Pero sigo aquí, con ganas de escribir cosas, aunque ahora mismo tengo la cabeza llena de diagramas y líneas de código, cosas con las que no suelo torturar a los circunstantes. Para torturas prefiero el waterboarding. Es más edificante.

Stay tuned.