adastra.fork ( );

Bifurcado recursivamente desde 1974

Etiqueta: Rage

Cómo dejar de producir «rage» al responder correos

Voy a soltar un rant, aunque seré breve 😛

Hay una cosa que me da mucho, pero que muchísimo por culo, cuando leo correos: que la persona que responde no borre el correo al que está respondiendo. O, al menos, que borre contextualmente.

An explanation is in order.

Yo tengo la costumbre de que, cuando respondo a un correo, lo hago de una de estas dos maneras:

  • Si voy a responder de forma general al correo, borro todo el correo anterior y vomito lo que me dé el punto.
  • Si voy a responder de forma específica a cada parte de un correo, borro todo aquello a lo que no vaya a responder y contesto debajo de cada parte que no borre, para que la persona o bestezuela a la que respondo sepa a qué estoy respondiendo.

De todas formas, si el correo contiene sólo texto, tiene un pase… Pero cuando tiene imágenes incrustadas… Argh…

KILL IT WITH FIRE!

Acostumbrado como está uno a medrar en listas de correo, ver cómo una imagen se arrastra a lo largo de cientos (literalmente) de correos, cada vez más enterrada al fondo de las sucesivas respuestas… FUUUUUUUUUUUUUUUUU

PS Sé de sobra que mis hamijos de la Comunidad del Membrillo™ y de Diáspora™ no sólo pasarán de mí, sino que inundarán las respectivas listas con correos llenos de imágenes y respuestas con imágenes, y respuestas a las respuestas con imágenes y… Pero yo los quiero igual ×DDD

PPS No he dicho cuánto los quiero. Sólo he dicho que será igual ×D

Rabia

Podría citarles unos cuantos motivos por los que leo GamesAjare, un blog especializado en videojuegos. Y si se les ha pasado por la cabeza la idea de una redacción, en plan corporativo, saquen su cerebro, lo limpian con un poco de lejía, y se lo vuelven a poner.

Los señores de colores son… otra cosa.

Verán, blogs que se dediquen a hablar de videojuegos hay muchos. Qué digo muchos, zillones de ellos. Y casi todos hablan de lo mismo: novedades. Cada vez que sale un vídeo sobre un videojuego por publicarse, zas, ahí van zillones de blogs a hablar de el susodicho, cada uno con su estilo, cada uno con su peculiar gracia. Pero no dejan de hablar de lo mismo, una y otra vez.

Pero los señores de colores, no. Estos tipos se pasan por el forro de los cojones las novedades, y tan pronto te pueden estar hablando de algo de rabiosa actualidad, como pueden estar hablándote de un juego que salió hace como cosa de 15 años, ¡haciendo un análisis como si hubiera salido ayer!

Así que, en lugar de citarles las razones por las que los leo, les emplazo a que lean este análisis (perdón, analis dis) de Rage, un juego de idSoftware que ha salido hace poquito. Les aseguro que no he leído ningún análisis, ninguno, que se le acerque ni por el forro. Estos tíos aman los videojuegos, y por eso nos los amamos a ellos.

Porque, ¿quién cojones describiría un videojuego de esta forma?

RAGE es como si Adriá te prepara unos macarrones y al final de postre se mete debajo de la mesa y te hace una mamada. Coño, la felación sobraba, pero hay que reconocer que los macarrones estaban bastante buenos pese a que quizá no estaban adecuadamente deconstruidos.