Neolengua escatológica

por adastra

Siempre he dicho que el saber no ocupa lugar. Pero qué coño, a veces la ignorancia es la felicidad.

Llegas al curro a las 8:00, y uno de tus compañeros te saluda con un «acabo de soltar un tipo 3». Ya te ha arruinado el día, así acabes en la cama con Scarlett Johansson. No necesitaba saber eso.

Tu hijo de casi-tres-años te dice que va a ir al baño a hacer caca, y antes de que puedas hacerle una llave a tu puto cerebro, un pensamiento emana imparable como un eructo tras una comida copiosa: «¿de qué tipo será su caquita?». Y luego vas y piensas «vaya, hoy tiene un tipo 6, tendré que vigilarlo».

Vas al baño y antes de sentarte y pegarte media hora en el retrete, porque sepan que es uno de mis sitios favoritos para leer, piensas «a ver de qué tipo sale hoy».

Esto es un poco como el rollo esquimal, ¿saben? Antes ibas al baño a hacer aguas mayores, y todo lo más pensabas algo así como «joder, parece que hoy mi orto es el puerto de Southampton, porque eso que está saliendo debe de ser el Titanic». Pero ahora te dedicas a mirar atentamente la consistencia de la deposición, su grado de solidez, y hasta su aroma, si te pones.

Es chungo, ¿saben? Sufro con estas cosas. Mucho.

Anuncios