¡Primoooooooo!

por adastra

Hay mucha gente que odia las matemáticas. Eso es un hecho tan reconocido como el que la hierba medra en los prados y los perros se huelen el orto. Basic facts of life.

Yo reconozco que odié las matemáticas durante buena parte de mi infancia, concretamente hasta 3º de BUP (¿16 años tendría?). Aprobar, aprobaba (y con nota, que para eso era un empollón de mierda), pero no le veía yo el aquello.

Cuando empecé con geometría euclídea… Aaaaah, aquello era otra cosa. Todo el sufrimiento que tuve en 2º de BUP con los logaritmos neperianos se borró como el mal recuerdo que se te queda después de una torcedura de pene tras una noche de sexo especialmente violenta. A partir de aquel entonces, disfruté de las matemáticas.

Esta introducción absolutamente innecesaria para inflar mi de por sí desmesurado ego sirve, además, para dar pie a lo que quería contarles realmente. Veamos… Todo el mundo sabe lo que es un número primo, ¿no? Es un número que sólo es divisible por sí mismo o por 1.

Pues una entidad tan simple ha traído de cabeza a matemáticos de todas las épocas, porque no parece que haya ninguna regla que permita racionalizar la distribución de dichos números. Es decir, tú empiezas a contar y hay números primos que se encuentran apiñados y otros que se encuentran totalmente esparcidos. Echen un vistazo a los primeros 168 números primos, que son además los únicos que hay por debajo de 1.000.

Antes de proseguir, tengan en cuenta que tengo esta historia en borrador desde julio de este año, y olvidé apuntar la fuente original (pienso que fue en el boletín que recibo diariamente de The Code Project).

Como iba diciendo antes de interrumpirme groseramente, realmente hay un patrón en los números primos, pero dicho patrón es apreciable de forma gráfica. Permítanme presentarles una ilustración de Omar E. Pol:

Números primos

]3 Números primos

Si se sienten con ánimos para ello, pueden leer la explicación completa de Omar Evaristo Pol sobre la determinación geométrica de los números primos y perfectos. Es larga, pero está plagada de ilustraciones realizadas a mano por el autor que son una delicia (si sientes tales inclinaciones, claro).

Tomando como base uno de los modelos visuales para entender la distribución de los números primos, Jason Davies, especialista en visualización de datos, ha creado una página (El patrón de los números primos) que muestra de forma interactiva las curvas que intersectan diversos números de la recta real, explicando de qué tipo es cada número (por curiosidad, prueben el 42, y así tendrán la respuesta gráfica al sentido de la vida, el universo y todo lo demás).

Anuncios