self.Rebuild ( );

por adastra

Anoche estaba hablando con una amiga, contándole mis cuitas, y utilicé el verbo «reconstruir» refiriéndome a mi vida. Eso le hizo gracia porque ella dice que también lo utiliza, pero que la gente suele corregirla porque dicen que uno no rehace ni reconstruye su vida, sino que continúa con ella.

Y una mierda brillante y lustrosa recién defecada.

Si nos ponemos técnicos, en efecto, la vida sigue, porque la flecha del tiempo esa de la que nos hablaba Stephen Hawking no se detiene, excepto a nivel cuántico, supongo, así que, pase lo que pase, tu vida sigue adelante. Pero hay vidas, y hay vidas.

Hay momentos en los que eliges salirte de la senda que llevas siguiendo toda tu vida para tomar por vericuetos llenos de piedras, por caminos de cabras donde haber, lo que se dice haber, hay de todo, menos seguridad.

Y hay ocasiones en las que en esos caminos de cabras te caes y te das un hostiazo tan grande que crees que no vas a poder salir jamás del hoyo, hasta que te das cuenta de que hay un montón de manos dispuestas a tirar de ti para sacarte de ahí. Manos amigas.

Así que no, yo no hablo de continuar con tu vida de forma diferente, porque la vida de cada cual no es una sucesión de momentos lineales. Es un constante proceso de elección entre múltiples ramificaciones, contando con apenas datos para tomar cada decisión en cada momento, guiándote por lo que tienes a mano, que no suele ser mucho. Y si te caes, vas hacia abajo, y eso normalmente es en sentido perpendicular a como ibas antes. La geometría euclídea está ahí para darme la razón.

Trepemos.

Anuncios