Mi peor momento del día

por adastra

Hay gente que cuando se despierta por la mañana lo hace lentamente. Son el equivalente de un ordenador antiguo, en el que tenías tiempo de tomarte un café antes de ver el escritorio de tu sistema operativo. Sus pensamientos discurren como melaza, inconexos, y son vagamente conscientes de lo que les rodea.

Mi hija Claudia es de ese tipo. Ya se imaginarán las dificultades que tengo para que se levante a la hora de ir al cole xD

Otros, sin embargo, somos rápidos a la hora de despertarnos. Suena el despertador y abrimos los ojos, pasando sin solución de continuidad a un estado en el que el cerebro está funcionando a toda máquina (el equivalente tecnológico sería la puesta en marcha de un tablet).

Como he dicho «somos», supongo que no hace falta que aclare que yo soy de ese tipo.

No sé si considerar ese rasgo una bendición o una maldición. Supongo que es bueno porque enseguida estás en marcha con las tareas del día. Pero por otro lado, desde el primer segundo tienes el cerebro funcionando, y eso agota. Sobre todo cuando los primeros pensamientos que sueles tener son bastante cenizos.

Y es que me pasa siempre… Me acuesto por la noche lleno de resolución, y me levanto por la mañana como si por la noche hubieran llegado unos duendes y se hubieran llevado mi determinación y mi energía. Hijos de puta, como los trinque los emasculo con los dientes. En las épocas en las que estoy de capa caída, no falla.

Ya sé que últimamente estoy muy preguntón, pero qué coño… Humor me. ¿De qué forma se levantan ustedes por la mañana? Y por favor, ahórrenme los detalles escabrosos xD

Anuncios