No estaba muerto, pero tampoco de parranda

por adastra

Sniff… Sniff… ¿A qué huele aquí? Sniff…

Ah, ya sé, a blog abandonado. Ese olor me suena xD

Usted, lector avispado (todos mis lectores son avispados, así que no se sienta excluido, hágame el favor), se habrá dado cuenta de mi inusual mutismo. Por no decir que me ha tragado la tierra.

Digamos que cuando te pasas el día trabajando de mañana a noche, incluyendo fines de semana y días de fiesta, tiendes a olvidarte un poco de que hay algo ahí fuera que llaman mundo real. Y del virtual, ni hablemos. Mis amigos de la Comunidad del Membrillo™ piensan que me he metido en una especie de agujero espaciotemporal o así, porque apenas doy señales de vida.

Pero sigo aquí, con ganas de escribir cosas, aunque ahora mismo tengo la cabeza llena de diagramas y líneas de código, cosas con las que no suelo torturar a los circunstantes. Para torturas prefiero el waterboarding. Es más edificante.

Stay tuned.

Anuncios