Fotos que se convierten en sueños

por adastra

Hay gente por ahí a la que admiro en lo tocante a la fotografía. Gente de la que aprendo cada vez que miro una de sus fotos, bien por su técnica, bien por su imaginación, bien por la frescura de sus fotos. Siempre hay un algo.

Una de las cosas curiosas que tiene mi lista de contactos en Flickr (y me imagino que la de cualquier otro), es que está compuesta a partes iguales de amigos, amigos de amigos, conocidos y contactos de todos los anteriores. Creo que puse como contacto en Flickr a Ibai Acevedo precisamente porque era contacto de alguno de mis contactos.

Hay gente, como yo, que le pega a todo, y que por lo tanto no tiene un estilo definido. Tan pronto te saco un retrato como una casa abandonada como una nocturna de la costa. Eso puede ser bueno (versatilidad) o malo (estilo irreconocible, más que nada porque no tengo), según se mire. Luego está gente como Ibai Acevedo, que aún sacando fotos de muchos tipos diferentes siempre les imprime un aura de irrealidad muy característica.

De ahí que el tagline de su fotoblog, «Portafolio basado en sueños reales», resulte de lo más apropiado.

¿Que por qué elijo hablarles hoy de sus fotos? Pues porque hoy he llegado a cierta certeza. Si no se quedan maravillados viendo esas fotos, es que no tienen sangre en las venas. Son de lo mejorcito que he visto en mucho, muchísimo tiempo.

Ya me gustaría a mí 🙂

Anuncios