Ya no soy virgen

por adastra

«Pues claro que no lo eres, pedazo de gilipollas», dirán todos los que han pensado que, teniendo dos hijos, es un poco difícil afirmar ser virgen. Claro que mis hijos podrían haber sido decantados en un matraz Erlenmeyer, pero ya les digo yo que no. Noli lo puede corroborar si eso.

En realidad me refiero a que ya no soy virgen del hecho diferencial de haber adquirido un libro electrónico pagando por él. Estoy tan excitado que, como solíamos decir a todas horas en la Comunidad del Membrillo™, tengo las venas de la polla como el cuello de un cantaor.

Disculpen el exabrupto. Es que hoy es un día histórico xD

Hoy he recibido un correo de la tienda Cyberdark, a la que mantengo en mi rádar de forma constante porque como suministradores de buena mierda fantástica son cojonudos (y a mí no me pagan un puto duro por hacerles publicidad, que conste). Normalmente obvio los correos porque hace tiempo que no compro un libro en formato de árbol muerto y no me sale del escroto comprar libros electrónicos con DRM, pero el correo de hoy me ha llamado la atención porque afirmaban haber incorporado el catálogo de la editorial AJEC a su oferta de libros electrónicos.

Me he dado una vuelta para echar un vistazo y me he encontrado con esto: La guerra por el norte, primer libro de la saga Leyenda de una era, por Guíllem López.

A 3,75 €.

Sin DRM.

El proceso de compra ha sido tan indoloro que estoy flipando, básicamente porque eso debería ser lo normal. Pero como todos ustedes saben, comprar un libro electrónico en condiciones es un puto calvario.

Vale, no es que lo haya comprado solo por esos dos factores. He leído una recomendación de este libro, y por ese precio y sin trabas de ninguna clase para ponerlo en mi Sony PRS-505, no he podido resistirme.

Lo único que puedo decir es: ¿¡VEN CÓMO SÍ SE PUEDE HACER LAS COSAS DE OTRA MANERA, BUITRES DE LA INDUSTRIA EDITORIAL!?

Anuncios