Los contrasentidos de 24

por adastra

Una de mis series de televisión preferidas es 24. Lo cual no deja de ser paradójico.

Verán, uno es de tendencias más bien izquierdosas (cuando ando entonado digo que soy más rojo que La Pasionaria), así que la figura de conculcador profesional de derechos fundamentales no es que sea santo de mi devoción.

Pero qué coño, Jack Bauer es mi héroes xDDD Debe de ser el pequeño fascistoide que llevo dentro.

No hace falta que te digan que 24 es una serie más bien tirando a ultraderecha (el fin justifica los medios, siempre, for the peace of the world blau blau) para darse cuenta de ello. Sin embargo, hay un detalle que llama la atención: la relación moralidad/orientación política de los presidentes.

Yo solo he visto las seis primeras temporadas de la serie (me queda la película 24: Redemption y las dos últimas temporadas), así que no sé si la cosa cambia al final, pero en lo que yo he visto, la relación que he mencionado antes es absolutamente determinista:

  • Presidente republicano: malo.
  • Presidente demócrata: bueno.

Y eso tiene su gracia viniendo de una serie emitida en la cadena Fox, que tiene fama de escorar hacia la diestra.

Si alguien tiene una explicación razonable para eso, en los comentarios 😛

Anuncios