Nostalgia de point'n click

por adastra

Hubo un tiempo en el que mi máxima preocupación se traducía en saber cuántas veces me subiría y bajaría cuero ese día. Eran mis tiempos de bestezuela prepúber, llena de granos y de hormonas desenfrenadas. Mi peste a feromona reconcentrada tenía que olerse hasta en Placer del Culo, provincia de Manabí, Ecuador.

Sin embargo, en aquella época también hacía uso de la materia gris que me tocó entre las orejas, porque, sépanlo ustedes, aquella era la gloriosa época de las Aventuras Gráficas.

Mucho se ha escrito sobre los motivos por el que este género está tan de capa caída. Yo tengo mi propia teoría, que tiene que ver con la inmediatez. ¿Cuántos juegos realmente sosegados tienen en su estantería/Steam? De ellos, ¿cuántos son recientes?

Hoy, si un juego no es frenético, no sirve. Incluso juegos más orientados al palique como Mass Effect tienen un elevado porcentaje de acción frenética en forma de <urdaci>efe-pe-ese</urdaci>.

Sin embargo, por lo que a mí respecta, he encontrado los huecos perfectos para disfrutar de las aventuras gráficas de antaño, porque con las nuevas (por ejemplo, las que edita la compañía Telltale Games) no me he metido todavía. Estos huecos se llaman iPad2 y Samsung Galaxy S2.

En el iPad2 he comprado e instalado el Broken Sword: Shadow of the Templars – Director’s Cut. Guardo un grato recuerdo de la saga Broken Sword. Estas aventuras gráficas eran pequeñas joyas en un mundo dominado casi de forma uniforme por LucasArts o Sierra. Baste decir que el otro día, en un ataque de insomnio, me pegué hasta las 2 de la mañana en el sillón del salón resolviendo rompecabezas.

«Broken Sword: The Shadow of the Templars» en el iPad2

Para el S2 he descargado e instalado el SCUMMVM. Luego me he pillado mi copia de The Dig, la he puesto en la tarjeta SD, y a disfrutar de mi aventura gráfica favorita.

«The Dig» en el Samsung Galaxy S2

Esos cacharros, por su tamaño e interfaz, son perfectos para echarte una partidita a cualquier aventura gráfica en los ratos muertos. La nostalgia y las tecnologías más punteras se dan la mano.

PS En el viejo blog me dio en su momento por hablar in extenso de las aventuras gráficas (aquí y aquí), aunque los enlaces que contienen ya no funcionan. Por otro lado, he encontrado un artículo tochazo con el punto de vista opuesto al que yo comentaba sobre la muerte de las aventuras gráficas. Lisez à ses risques et périls !

PPS Y aquí va otro tocho escrito por alguien que odiaba las aventuras gráficas, pero con cariño xD

Anuncios