Vamos a guarrear un poco

por adastra

Con esta historia voy a engordar un poco más la etiqueta «autofelación» que está por ahí a un lado, para disfrute y jolgorio de la parroquia. Es lo que tiene tener un blog reciente, que te pasas la mitad del tiempo hablando de él.

Ahora mismo tengo el tema PageLines instalado, en su versión 1.2.5. Pero claro, estas cosas avanzan que es una barbaridad, y ha salido la versión 1.3.1 del tema. como ese «1» que tengo al lado de la palabra Updates me pica como si fuera una garrapata enganchada en el pliegue de un testículo, me veo en la obligación moral de actualizar el tema.

Peeeeeero, pecando de novato, resulta que los cambios cosméticos que tiene el blog (poquitos en realidad) están hechos a pelo sobre el tema original, en lugar de usar un child theme, como te recomiendan las buenas yentes de WordPress.

Así pues, durante un ratito este antro de perversión, molicie y tecnohedonismo nihilista estará manga por hombro, mientras hago el imbécil ajustándolo todo.

PS No vean la cantidad de gente que llega a este blog vía Google buscando la manera de refocilarse en la succión de su propio miembro. Qué degenerados.

Anuncios