Los hombrecillos grises

por adastra

Quizás se hayan fijado en que, cuando alguien me deja un comentario, a veces aparece una imagen identificando a la persona que lo escribió, y a veces aparece un hombrecillo gris, triste y frío, que pasa más desapercibido que Radagast el pardo.

Hombrecillo gris

Los que ven el hombrecillo gris cuando comentan, quizás quieran saber que eso de olvidar el rostro de su padre tienen los días contados. Hay una herramienta, vieja como practicar el sexo en decúbito supino, llamada Gravatar (por Globally Recognized Avatar), que es justamente la que emplea este blog.

La forma de funcionar de este servicio es muy simple: solo tienes que hacerte una cuenta y asociar una imagen a una dirección de correo. De hecho, puedes añadir varias imágenes y varias direcciones de correo.

De esta forma, cuando dejas un comentario en un sitio que admita gravatares (como este), el sistema buscará automáticamente la imagen que tengas asociada al correo electrónico que hayas puesto en el comentario. Yo me hice mi gravatar hace cinco años y solo lo he cambiado una vez desde entonces, para ponerme el de cara de mala leche que tengo actualmente xD

Sé que esto que cuento no es nuevo para mucha gente, pero supongo que los que no tienen imagen asociada no lo saben (o no les importa, pero ese es otro tema). Sírvanse ustedes mismos 😛

Anuncios