Historias que se pierden como lágrimas en la lluvia ácida

por adastra

Es curioso… Bueno, quizás no tanto. Ayer escribí dos pequeñas historias que podrían calificarse directamente como idas de olla monumentales. Utilizando un generador de laberintos aleatorios hice dos capturas para ponerlas en sendas historias, una con el laberinto vacío, y otra con el laberinto recorrido.

Por cierto, capturarlos no fue tan fácil como parece, porque están construidos usando un montón de elementos <div /> consecutivos, empleando CSS para darles el aspecto que tendrían finalmente. El código del laberinto es tan extenso que, probablemente, esas dos sean las historias más largas que haya escrito jamás xD La historia del laberinto sin resolver tiene, para que se hagan una idea, 99.949 caracteres.

Dado que ambas historias se apoyan fuertemente en el uso de estilos, además de una forma sucia, como diría Pocholo, la única manera de verlas como Jah manda es en el propio blog. Por correo parecerá que han llegado dos historias perfectamente vacías, y por RSS ni siquiera han llegado.

Prometo seguir haciendo experimentos raros de estos en el futuro. Como diría Tyrion Lannister, things are expected from me.

Anuncios