Reboot

por adastra

I… am… ALIVE!

Podríamos decir que esta historia está entrelazada de forma cuántica con esta otra de mi antiguo blog. Ya que este blog es, a fin de cuentas, una continuación del anterior, es conveniente dejar un puente tendido entre uno y otro, no sea que los caminantes se me pierdan en el camino hacia Harrenhal y… No, borren eso, que tengo la cabeza demasiado saturada con A Song of Ice and Fire xD

Cuando empecé a escribir en mi antiguo blog, el 5 de mayo de 2005, lo hice con lo puesto. No tenía lectores, pero lo que sí tenía era unas ganas terribles de escribir historias y de hacer spam por correo a mis amigos para que se enteraran de que, oh cielos, iba a dejar de darles la brasa con historias a las que nadie importaba para hacer que dichas historias le importaran aún menos a un número mucho mayor de personas, por arte de birlibirloque vestido de byte.

Con el tiempo fui ganando lectores, algunos de los cuales me han seguido acompañando hasta el día de hoy, aún a sabiendas de que escribir, lo que se dice escribir, no es que sea algo que haga mucho últimamente.

Pero aquí estoy, otra vez dispuesto a empezar desde cero. En realidad no sé cuánta gente se «mudará» para empezar a leerme aquí, pero confío en que, con el tiempo, poquito a poco, aquellos que estaban interesados en las paridas que contaba, se vengan por aquí, a esta mi nueva casa 🙂

Evidentemente, no por cambiar de blog voy a escribir más. Eso es algo que no tiene nada que ver con la tecnología… Pero también es cierto que en estos últimos días he dedicado más energía a la escritura y puesta a punto de los dos blogs, el viejo y el nuevo, que en el último año, todo junto. Quizás eso quiera decir algo. O no.

Dado que ahora soy el único responsable de que esto funcione o se vaya a la mierda en menos de lo que tardarías en decir Kundërzhurmëkrijuesabërësave en idioma albanés, ya saben a quién tienen que contarle los fallos y sugerencias. Cualquier sugerencia será bienvenida, aunque obviamente, sugerencias del tipo «aféitate los huevos con extracto de guindilla cayena» serán menos apreciadas que sugerencias del tipo «¿y no podrías poner un color verde limón en los enlaces, gañán?».

Porque fallos habrá, a montones. Y cosas que mejorar también. Pero como no quería entrar en ese antipatrón tan querido por las personas de perfil obsesivo-compulsivo llamado analysis paralysis, pues he preferido poner esto en marcha en un estado menos-que-ideal. Ya me entienden.

Si esto fuera la serie Spartacus, diría algo así como «¡QUE EMPIECE EL ESPECTÁCULO! ¡SANGRE Y TETAS!». Pero como no es la serie, quitaré lo primero, porque lo segundo siempre mola.

Anuncios